Hay un sitio que debes conocer en cada oportunidad que tengas de vacacionar en el Pacífico Mexicano: se trata de Mazatlán. Es una ciudad portuaria de enorme belleza que obsequia a los visitantes con hermosas vistas, una deliciosa gastronomía y la cordialidad de los lugareños. Desde hace algunos años Mazatlán ha sido optimizado por un creciente desarrollo turístico. En este centro de veraneo es posible hallar modernas marinas, centros de alojamiento y grandes campos de golf. En lo que sigue mencionaremos algunos consejos acerca de cómo divertirse en Mazatlán. 

Mazatlán no solo tiene hermosas playas de arena color dorado, sino también un centro histórico perfectamente preservado y complejos hoteleros modernos y con todos los servicios. El área donde se encuentra el malecón está considerada como la más tradicional de la llamada “Perla del Pacífico”. Una de las opciones de hospedaje más recomendables en este destino turístico es el Hotel Riu Mazatlan. Lo más destacado acerca de este negocio hostelero es su conveniente ubicación y el excelente servicio que ofrece a los visitantes. 

Pasar un tiempo de abundante esparcimiento es sencillo al visitar Mazatlán. Estamos hablando de una urbe con cerca de doce kilómetros de costa, por lo cual, es la opción más recomendable para quienes tengan el deseo de practicar deportes náuticos como la pesca deportiva, la navegación, el buceo y muchos otros más. Mazatlán es un auténtico paraíso cuyas playas cuentan con un apacible oleaje y una rica biodiversidad marina. 

Mención aparte amerita el Carnaval de Mazatlán, una verbena que tiene más de un siglo de estarse celebrando. Por su animación y colorido está considerado como uno de los carnavales más disfrutables en el orbe. El evento en cuestión dura una semana y se realiza en las postrimerías del mes de febrero. El Carnaval de Mazatlán incluye desfile de comparsas, espectáculos pirotécnicos, música, bailes multitudinarios, actividades de corte cultural y mucho más. 

Hablar de Carnaval es hacerlo acerca de un destino costero de gran tradición, cultura e historia. Es un centro de veraneo con playas maravillosas desde donde se pueden admirar románticas puestas de sol. También es de resaltar su excelente vida nocturna y su gastronomía típica, de las más disfrutables en todo el Pacífico Mexicano.